Galette vegana de puerros caramelizados y avellanas

Una versión salada y baja en fructosa de esta sencilla y deliciosa receta
Plato Plato principal
Cocina Anglosajona
Tiempo de preparación 1 hora
Tiempo de cocción 35 minutos
Reposo de la masa 1 hora
Tiempo total 1 hora 35 minutos
Raciones 4 raciones
Autor The Fussy Eaters

Ingredientes

Para la masa:

  • 200 gr harina de espelta integral ecológica
  • 100 ml de agua filtrada
  • 2 cs de aceite de oliva virgen extra
  • Un pellizco generoso de sal rosa del Himalaya

Para el relleno:

  • 5 puerros solo la parte blanca
  • 2 cs de aceite de agave
  • Aceite de oliva virgen para cocinar y sal rosa del Himalaya

Para la picada:

  • 250 gr de avellanas tostadas sin piel y sin sal
  • 20 gr de perejil fresco
  • 2 dientes de ajo pelados

Elaboración paso a paso

Para la masa:

  1. En un bol mezcla la harina con la sal y añade el agua y el aceite.
  2. Mezcla hasta que empiece a despegarse del bol y vuelca en una superficie.
  3. Amasa un par de minutos, hasta que tenga una textura y color uniformes.
  4. Coloca en un bol y deja reposar durante 1h en la nevera, tapada con un paño de algodón.

Para el relleno:

  1. Mientras la masa reposa, corta los puerro y quédate sólo con la parte blanca, descarta la verde.
  2. Lava los puerros haciendo un corte vertical que te permita retirar toda la arena que haya en su interior.
  3. Córtalos en rodajas y colócalos en una sartén con aceite caliente. Cocina a fuego medio durante 20 minutos, mezclando de vez en cuando.
  4. Pasado este tiempo, los puerros deben haber perdido gran parte de su agua. Añade las dos cucharadas de sirope de agave y reduce un poco más el fuego.
  5. Deja otros 15-20 minutos hasta que estén completamente tiernos y burbujeen por el azúcar natural del sirope.
  6. Añade un poco de sal, remueve y retira del fuego.

Para la picada:

  1. Mientras se caramelizan los puerros, introduce las avellanas sin piel y sin sal en una procesadora de comida. Añade el perejil y el ajo y tritura.
  2. Repite varias veces hasta conseguir una textura parecida a arena gruesa. No debe quedar muy fina ni debes llegar a hacer una pasta.
  3. Añade sal en el último triturado y reserva.

Para la galette:

  1. Pasada la hora, precalienta el horno a 175 grados.
  2. Retira la masa de la nevera y estírala sobre un papel de horno. Intenta que quede lo más fina posible para que sea crujiente y ten en cuenta que deberás doblar los bordes, por lo que el tamaño final será más pequeño.
  3. Una vez estirada, vuelca la picada dejando un margen de 3-4 cm con el final de la masa. La picada debe tener grosor, así que haz presión con las manos para compactarla y conseguir una capa gruesa.
  4. Encima añade el puerro caramelizado, que habrá reducido mucho su volumen. Colócalo con cuidado, sin rascar o arrastrar la picada, y repártelo por toda la superficie.
  5. También con cuidado, ve doblando los márgenes de la masa para dentro, hacia el centro, como si cerraras una empanadilla. Haz pliegues para conseguir una forma redonda, pero no te preocupes mucho por la estética de la masa. ¡Lo importante están en el interior! Haz un poco de presión en los márgenes para fijar los pliegues.
  6. Hornea durante 30-35 minutos a 175 grados, vigilando de vez en cuando por si se tuesta demasiado. Si eso sucede y la masa todavía está un poco cruda, cubre con un poco de papel de plata y sigue cociendo hasta que esté lista.

Notas de la Receta

Para servir, añade avellanas troceadas y perejil fresco.