Pasta boloñesa vegana con soja texturizada

Un clásico italiano sin lácteos, gluten ni animalitos
Plato Plato principal
Cocina Italiana, Vegana
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 50 minutos
Tiempo total 1 hora
Raciones 4 raciones
Autor The Fussy Eaters

Ingredientes

  • 8 tomates maduros
  • 1 cebolla morada
  • 3 dientes de ajo
  • 3 zanahorias
  • 55 gramos de soja texturizada
  • 6 tomates secos en aceite
  • 2 cs de aceite de los tomates secos
  • 275 gr de pasta de maíz sin gluten o la que prefieras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal rosa del Himalaya
  • Orégano seco
  • Pimienta negra molida

Elaboración paso a paso

  1. Corta la cebolla bien pequeña y sofríela en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Si ves que empieza a tostarse demasiado añade agua y reduce el fuego. Cocina hasta que esté tierna, más o menos 15-20 minutos.
  2. Mientras, ralla los tomates para obtener toda la carne y pela y corta las zanahorias bien pequeñas.
  3. Trocea los ajos bien pequeños y añádelos a la cebolla.
  4. Cuando la cebolla esté tierna, incorpora primero la zanahoria, remueve, y agrega los tomates rallados. Sala, remueve y deja cocinando a fuego medio. Durante la cocción el agua del tomate debe reducirse hasta tener consistencia de sofrito. El proceso puede durar unos 30-40 minutos, en los que no puedes descuidar la cazuela para que no se queme ni se pegue al fondo.
  5. Si lo indica en las instrucciones de la soja texturizada, ponla en remojo con agua filtrada. La de la marca Veritas debe hidratarse un mínimo de 30 minutos.
  6. A 10 minutos de tener el sofrito listo, pon a hervir agua para la pasta. Para ahorrar tiempo y energía, puedes utilizar un calentador. Recuerda que el agua debe estar salada para que la pasta tenga sabor.
  7. Cuando el sofrito esté casi listo, añade los tomates secos en aceite muy picados, casi hechos puré, y remueve. En este punto, si quieres que tenga una textura fina, tritúralo con la ayuda de un turmix o una procesadora.

  8. Agrega también la soja texturizada y las especias, y cocina 5 minutos más.
  9. Cuando la pasta esté lista escúrrela y reserva un poco de agua de la cocción.
  10. Vuelca la pasta en la cazuela y añade un poquito de agua que has reservado. Añade también un poco del aceite de los tomates para dar sabor. Mezcla y agrega más o menos líquido en función de la textura que desees. Es mejor empezar con poca cantidad e ir añadiendo.

Notas de la Receta

Esta receta puede congelarse, una vez enfriada completamente. Para tomarla en 2-3 días solo tienes que almacenarla en la nevera en un recipiente hermético.