Shakshuka sefardí

Los domingos parece que el reloj se pare para poder disfrutar del tiempo y de los amigos. Una buena excusa para encontrarse es el brunch, esta comida a medio camino entre desayuno tardío y almuerzo temprano que combina platos dulces y salados. Tortitas, quiches, french toast o huevos revueltos son algunas de las delicias que se pueden degustar durante el brunch, pero mi favorita es la shakshuka, uno de los tesoros de la cocina sefardí.

Para preparar este plato originario de Oriente Medio sólo necesitas unos cuantos tomates bien maduros, un pimiento rojo, una cebolla morada y especies, como el comino y la pimienta. La shakshuka se corona con tantos huevos como comensales vayan a disfrutarla y se sirve directamente en la sartén de hierro fundido, lo que le da un aire muy rústico. ¡Ah, y no hay que olvidar el pan! Crujiente y con mucha miga, perfecto ara acompañar y rebañar cada milímetro de sofrito.

Ingredientes de la shakshukaTomates para la shakshuka

Parecido al pisto manchego o al menemen turco, la shakshuka se cocina a fuego lento, dejando que las especies liberen todo sus sabor y aroma y se mezclen con el jugo de los tomates. El toque de sabor lo da el pimiento, que se digiere con facilidad gracias al comino. Esta especie reduce la cantidad de gases que producen nuestros intestinos, de manera que es perfecta para añadir en platos copiosos o de difícil digestión.

Preparando shakshukaPreparando shakshuka

¿Te animas a probarlos? Comparte tu versión con el hashtag #TheFussyEaters y cuéntame qué tal te ha salido. ¡Tus comentarios siempre serán bienvenidos!

Y si quieres probarlo antes de lanzarte a cocinarlo, puedes visitar la brunchería Ugot, donde sirven la mejor shakshuka de Barcelona.

Shakshuka sefardí

Plato tradicional de la cocina israelí y del Oriente Medio perfecta para el brunch.

Plato Brunch
Cocina Israelí, Oriente Medio
Tiempo total 1 hora 30 minutos
Raciones 2 personas
Autor The Fussy Eaters

Ingredientes

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 pimiento rojo
  • 2 ajos
  • 1 cebolla roja
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cs de semillas de comino
  • 2 huevos 1 por comensal
  • Pimienta negra
  • Sal rosa
  • Cilantro

Elaboración paso a paso

  1. Corta la cebolla pequeña y sofríela hasta que esté tierna, añadiendo agua y removiendo para que no se pegue.
  2. Mientras, limpia, corta y ralla los tomates para obtener la carne, eliminando los corazones. Reserva.
  3. Corta el pimiento y añádelo a la sartén de la cebolla junto a los ajos, sin piel y troceados muy pequeños. Cocina entre 5 y 10 minutos o hasta que el pimiento haya perdido parte de su agua y reducido su tamaño.
  4. Añade el tomate rallado y el comino y reduce el fuego. Debe cocinarse durante 35-40 minutos hasta que el tomate haya reducido su volumen y el color sea más intenso. Comprueba la sal y añade la pimienta al gusto.
  5. Ahueca un poco dos espacios en la mezcla y añade los huevos. Cubre la sartén con una tapa y déjalo cocer entre 15 y 20 minutos, comprobando la cocción de los huevos cada 5 minutos. Estarán listos cuando la clara luzca opaca y la yema de color naranja intenso.
  6. Retira del fuego y decora con cilantro.

Notas de la Receta

La mejor manera de comer shakshuka es con una buena rebanada de pan de obrador y, si lo deseas, un poco de hummus o yogur. Y si quieres darle un toque picante, añádele un poco de harissa o guindillas secas antes de cocer los huevos. ¡Y mucho comino!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Aina Sebastià Martínez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios CDmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.