Estofado marroquí con boniatos y canela

Esta semana hemos sufrido las temperaturas más bajas desde que empezó el frío, y es que el invierno ha llegado con toda su fuerza. En esta época del año sólo pienso en retozar en la cama y en tomar humeantes boles de sopa, cremas y estofados reconfortantes. Es entonces cuando dejo volar la imaginación entre fogones para trasladarme al sur, a los pies del Atlas, y así sentir los rayos del sol en la cara con este estofado marroquí con canela.

Estofado marroquí

Mientras preparaba esta receta me he dado cuenta de que, con toda la diversidad que existe actualmente en Barcelona, la cultura y la gastronomía marroquí son grandes desconocidas para la mayoría de nosotros. Quizás porque tenemos Marruecos demasiado cerca o porque creemos que su historia forma parte de la nuestra, hemos dejado esta civilización un poco olvidada.

son grandes desconocidas para la mayoría de nosotros. Quizás porque tenemos Marruecos demasiado cerca o porque creemos que su historia forma parte de la nuestra, hemos dejado esta civilización un poco olvidada.

Analizando lo poco que conozco, hay dos características que me llaman especialmente la atención de su gastronomía: la gran variedad de especias en sus recetas y el uso del tajín como método de cocción. En esta receta, inspirada en los estofados marroquíes clásicos, he intentado reproducir su característico sabor usando canela en polvo. Este condimento da un toque dulce y exótico inigualable al plato, aportando calidez y suavidad a las legumbres y potenciando el aroma de los vegetales. Además, como toque final, he añadido la piel de medio limón, dando frescura y una agradable acidez. ¡Una auténtica delicia!

Para colmo, y casi sin quererlo, este estofado marroquí es una receta nutricionalmente muy equilibrada. Contiene vegetales de temporada repletos de vitamina C; proteína de calidad en forma de legumbres; y especias, que ayudan a nuestro organismo a mantener la temperatura en estos días tan fríos. si te parece poco, puedes acompañarlo del popular cuscús y decorarlo con un poco de menta para redondear el plato.

Estofado marroquí

¿Te animas a probarlo? Comparte tu versión con el hashtag #TheFussyEaters y cuéntame qué tal te ha salido. ¡Tus comentarios siempre serán bienvenidos!

Estofado marroquí con canela

Un plato principal dulce y exótico.
Plato Plato principal
Cocina Cocina Marroquí
Tiempo total 1 hora
Raciones 4
Autor The Fussy Eaters

Ingredientes

  • 1 cebolla morada
  • 2 ajos
  • 700 gr boniato (2 boniatos medianos)
  • 3 zanahorias
  • 4 tomates pera maduros
  • 1 pimiento amarillo
  • 300 gr de garbanzos escurridos
  • 750 ml de caldo vegetal o agua filtrada
  • 1 cs de canela
  • 1/2 cs de semillas de comino
  • 1/2 cs de copos de chili
  • 2 cs sirope de agave
  • sal y pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra

Para servir:

  • Perejil / Menta
  • Almendras
  • Piel de limón
  • Cuscús

Elaboración paso a paso

  1. Corta la cebolla y sofríela en una cazuela con aceite de oliva. Cocínala a fuego medio-bajo hasta que quede tierna y transparente, durante 20 minutos aprox.
  2. Mientras, pela y trocea los ajos; pela y corta los boniatos en cubitos de 1 cm; y pela y corta las zanahorias en rodajas del mismo grosor. Ralla la carne de los tomates con la ayuda de un rallador y reserva.

  3. Añade el ajo troceado y remueve.
  4. Agrega la canela, el chili y el comino y mezcla para que se integren todos los aromas.

  5. Deja sofreír 5 minutos antes de añadir los boniatos y las zanahorias. Remueve para que se impregnen, sálalos y sube un poco el fuego, controlando que esté demasiado fuerte. Si la cebolla empieza a engancharse a la cazuela redúcelo de nuevo.

  6. Pasados 5 minutos añade la carne de los tomates y remueve.
  7. Añade el caldo vegetal o el agua filtrada y llévalo a ebullición. Debe hervir un par de minutos, luego reduce el fuego a medio y déjalo burbujear suavemente durante 10-12 o hasta que los moniatos estén tiernos.

  8. Mientras, lava y corta el pimiento amarillo en trocitos pequeños. Escurre y enjuaga los garbanzos.
  9. Una vez estén las hortalizas tiernas, el pimiento amarillo y el sirope de agave. Mezcla, cocina durante 5 minutos y agrega los grabanzos. Deja que se integren los sabores en 5 minutos más.

  10. Sirve caliente con un poco de perejil o menta, almendras, ralladura de limón y cuscús si te apetece.

Notas de la Receta

Si no te lo acabas el mismo día, puedes congelarlo durante 3 meses.

One Comment

  1. Pingback: Crema de remolacha y calabaza con naranja | The Fussy Eaters

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Aina Sebastià Martínez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios CDmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.